Rubricado el CETA, antesala del TTIP

La Unión Europea (UE) y Canadá han firmado un acuerdo de libre comercio diseñado para impulsar el crecimiento y la ocupación, a pesar de que todavía tiene que ser aprobado por unos 40 parlamentos regionales y nacionales de Europa para entrar completamente en vigor. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha firmado con los jefes de las instituciones de la UE el tratado que tendría que hacer más fácil el camino para que entre parcialmente en vigor a comienzo del 2017 con la eliminación de la mayoría de los aranceles en las importaciones.

La aprobación del Acuerdo Integral de Economía y Comercio (CETA, por las siglas en inglés) no ha sido fácil. Los francófonos del sur de Bélgica, que suponen menos de un 1 por ciento de los 508 millones de consumidores de la UE que probablemente estarán afectados por el CETA, manifestaron objeciones, que paralizaron el acuerdo.

Un trampolín hacia el TTIP

“Tenemos 20 negociaciones en curso y hoy estamos fijando los estándares globales que la UE y la Comisión Europea quieren que acepten otros”, ha comentado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El acuerdo con el Canadá es considerado como un trampolín para un pacto más grande de la Unión Europea con los Estados Unidos, conocido como la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por las siglas en inglés), que ha sido criticado por sindicatos, grupos ambientalistas y otros.

La comisionada de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, ha explicado que las negociaciones para el TTIP no estaban muertas, al contrario de lo que han dicho algunos políticos en Alemania y Francia, pero que se retomarán sólo después de que el próximo presidente de los Estados Unidos asuma su mandato en enero. Los partidarios aseguran que el CETA aumentará el comercio entre Canadá y la Unión Europea un 20 por ciento y que impulsará la economía del bloque en 12.000 millones de euros el año y la de Canadá en 12.000 millones de dólares canadienses, lo que equivale a 9.000 millones de dólares de los EE.UU..

¿Por qué es importante?

Para Canadá, el acuerdo es importante para reducir la dependencia respecto de su vecino norteamericano como mercado para las exportaciones. Mientras que, para la UE, es el primer pacto comercial con un país del G-7 y le infunde credibilidad después de haber sido duramente golpeada por el Brexit.

En última instancia, conviene destacar que alrededor de 100 manifestantes contra la globalización se han enfrentado con la policía fuera del lugar donde se ha firmado el acuerdo en Bruselas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *