Influencia de Trump sobre la inversión extranjera en EE.UU.

Ahora que Donald Trump es oficialmente presidente de los Estados Unidos, supone una nueva era que, según los especialistas marcará el hito de una nueva economía mundial. Podría suponer el fin de la globalización tal como la conocemos. Se cree que el camino quedaría libre para un nuevo orden multipolar donde aún falta por definir cómo funcionarán los visados. No cabe duda de que la agenda económica ha sido uno de los caballos de batalla que ha alzado al magnate a la presidencia de Estados Unidos, ya que ha sabido recoger los votos de mucha gente descontenta con la situación generalizada en el país.

Por otro lado, El premio Nobel de economía Joseph Stiglitz auguró este martes el fracaso de la política económica del presidente electo estadounidense Donald Trump, que prometió imponer aranceles que podrían acrecentar su déficit comercial. Lógicamente, aún es pronto para saber cuál va a ser el impacto de las medidas del nuevo presidente, ya que no siempre se cumple lo que se predica en la campaña electoral. Sea como fuere, las miradas de todos los analistas internacionales están puestas en EE.UU.

¿Economía con tendencia positiva?

La tasa de crecimiento de la economía global en 2017 se perfila para ser mayor gracias a la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos, un punto realmente bueno, excepto para México, de acuerdo con el reporte “Perspectivas Económicas Globales del Fondo Monetario Internacional (FMI)” publicado este lunes. El país con el que se encuentra está mucho mejor que en los últimos años, así que puede que sepa coger el rebufo de la salida de la crisis y los brotes verdes de los que hablan los especialistas.

De acuerdo con este informe, este sonríe a las economías más avanzadas del mundo que se espera crezcan al mismo ritmo que Estados Unidos, y proyecta que las economías emergentes en general ayudarán sustancialmente al crecimiento global. De este modo, un mejor ambiente a nivel mundial también contribuirá, por extensión, a que la situación económica norteamericana vaya hacia arriba.

Sin embargo, la proyección para México, por ejemplo debido a las consecuencias que las elecciones de Estados Unidos han tenido en el país, como la caída del peso ante la insistencia de Trump de renegociar el tratado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o las amenazas de imponer aranceles a cualquier empresa que quiera construir fábricas o plantas del lado de la frontera sur.

El FMI ubica a México junto con las principales economías emergentes y susceptibles de crecimiento del mundo y clasificado en América Latina y el Caribe, y estima un crecimiento de alrededor de 1.7% para México en 2017, por debajo de su pronóstico en octubre de 2.3%. Aún está por ver cómo termina la relación entre EE.UU. con la llegada del empresario a la presidencia de la mayor potencia del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *